Con la comunicación IO-Link, estos sensores permiten una configuración sencilla y una integración fácil con sistemas de control existentes, reduciendo tiempos de inactividad y aumentando la productividad general.

Imagen Producto 1

Una función por la que estos sensores destacan es su capacidad para operar eficientemente en entornos difíciles. La Tecnología Bluelight permite una detección fiable en objetos difíciles de analizar, como componentes electrónicos negros o materiales transparentes como el vidrio, que son comunes en la industria electrónica y de bebidas.

Imagen producto 2

Los sensores optoelectrónicos son versátiles y encuentran aplicabilidad en múltiples sectores industriales. En la industria automotriz, se utilizan para verificar la presencia de componentes durante el ensamblaje de vehículos. En la industria alimentaria, aseguran que los productos cumplan con los estándares de calidad, detectando características específicas en alimentos.

Ventajas de los Sensores Optoelectrónicos

Mejora de la Precisión y Calidad: Reducen significativamente el riesgo de errores humanos, garantizando productos y servicios de alta calidad.

Aumento de la Eficiencia de Producción: Optimizan los tiempos de producción al permitir un control y monitoreo constantes y precisos.

Reducción de Costos Operativos: Al disminuir el desperdicio de materiales y minimizar los fallos de producción, estos sensores reducen los costes a largo plazo.

Facilidad de Integración y Configuración: Con la tecnología IO-Link, la implementación y configuración se simplifica, facilitando la adaptación a distintos entornos industriales.

Versatilidad en Diferentes Ambientes: Gracias a la Tecnología Bluelight, operan eficazmente en condiciones adversas donde otros sensores fallan.

Firmas con las que trabajamos

Logo destacado Endress+Hauser