Nuestros joysticks magnéticos ofrecen controles precisos para equipos pesados, mientras que los sensores de ángulo son cruciales para garantizar la precisión en la fabricación de componentes.

Imagen Producto 1

La integración de nuestra tecnología magnética y sensores basados en el efecto Hall en los procesos industriales aporta transformaciones significativas en términos de eficiencia, precisión y seguridad. Estas soluciones destacan particularmente en su capacidad de ofrecer mediciones y controles no invasivos que no sufren desgaste por fricción, una ventaja clave sobre los sistemas mecánicos tradicionales.

Imagen producto 2

Los sensores de ángulo basados en el efecto Hall se utilizan ampliamente en la robótica y en la manufactura automotriz para asegurar la precisión angular en brazos robóticos y sistemas de ensamblaje. Esto permite una fabricación de alta precisión con menor riesgo de defectos.

Ventajas

Los sensores basados en el efecto Hall ofrecen mediciones extremadamente precisas y consistentes, esenciales en procesos donde la exactitud es crítica.

Al no tener partes móviles que sufren desgaste, nuestros productos magnéticos requieren menos mantenimiento comparado con los sistemas mecánicos, lo que reduce los costos a largo plazo.

El uso de tecnologías no invasivas y robustas minimiza los riesgos asociados con la operación de maquinaria y sistemas automatizados.

Nuestra tecnología puede ser aplicada en un vasto rango de industrias y es adaptable a diferentes necesidades operativas y ambientales.

Al integrar nuestros sensores y sistemas de control, las empresas pueden aumentar su eficiencia operativa, lo que se traduce en una producción más ágil y rentable.

Firmas con las que trabajamos